Spanish Catalan English German
Mallorca con niños - Peque Páginas
  • ¿Qué buscas?
  • Sello Kid-friendly
  • Sé nuestro Partner

Forma parte de nuestra comunidad. Infórmate aquí.

0
0
0
s2smodern

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Por Toñy Genovard.

 

¡JUEGOS DE AGUA!

JUEGOS DE AGUA, DIY un colchón de agua para tus peques!

DIY un colchón de agua para tus peques!

 

Dos manualidades refrescantes para estos días de verano y que además de divertidas trabajaremos mucho con los más pequeño la parte sensorial. Además con materiales muy fáciles de encontrar en casa y económicos.

La primera de ella es un COLCHÓN DE AGUA CASERO.

Compramos en una ferretería o en un bazar plástico de hule transparente bastante grueso (sí, el mismo que utilizamos como mantel o protector a la hora de comer). El ancho es de 1,40m y compramos 2,50 m de largo (nos costó en total 7,5€ a 3€ el metro). Podéis utilizar cualquier tipo de plástico transparente tengáis que sea algo grueso, de una cortina de ducha, por ejemplo o de algún tipo de protección, pero que no sea demasiado fino, o nuestro “invento” no superará el primer asalto de nuestros peques. Una vez hemos conseguido el plástico lo doblamos por la mitad (nos queda en nuestro caso un rectángulo de 1,25m por 0,70m) y ahora vamos a cerrar tres de los bordes para que el agua no se escape del interior (el cuarto borde no hará falta sellarlo porque es la propia doblez del hule). En algunos blogs que habíamos visto utilizaban cinta americana o cinta de embalar para ir sellando todos los bordes, en nuestro caso, optamos por probar con la plancha y os puedo decir que ha funcionado muy bien.

Se trata de que poco a poco (y utilizando un papel vegetal o de horno como protección entre el plástico y la plancha) vayamos pasando la plancha por los laterales de forma que el plástico se va a ir fundiendo y sellando, de forma muy parecida a las selladoras al vacío. La plancha la teníamos a máxima potencia y en apenas unos cuantos segundos conseguíamos el efecto deseado. Quizás el sellado no fue muy uniforme (en algunas zonas el borde era mayor que en otras, pero no es un “detalle” muy importante en este caso a no ser que hagamos un colchón o una almohada de agua muy pequeña). Vigilad el tiempo que le deis con la plancha, unos segundos de más y el plástico se convierte prácticamente en un pegote viscoso que se deforma al fundirse demasiado y podemos estropearlo, y sobre todo porque ¡quema mucho! Peques lejos en este paso, porque además el plástico es grande, pesa, quema… y no queremos tener ningún incidente.

 

Cómo hacer un colchón de agua casero!

 

De esta forma vamos pasando la plancha por los laterales que queremos sellar y dejamos en un extremo una zona para poder introducir la manguera en ella y llenarlo. Una vez lo tenemos hecho y se ha enfriado (en unos pocos minutos) ya estamos listos para trasladarlo a donde queramos y llamar a los peques.

Para llenarlo sólo hay que introducir la manguera por el extremo que quedó sin sellar y abrirla. Nosotros no lo hicimos, pero puede quedar muy bonito el efecto si al momento de llenarlo añadimos algo de colorante o pintura que tiña el agua de azul o de otro color para hacerlo más atractivo visualmente. Lo llenamos bastante, cuidando de que no queden bolsas de agua y después sí que sacamos la manguera y cerramos el hueco con cinta americana, cinta impermeable y en nuestro caso lo reforzamos además con dos bridas, y ha aguantado perfectamente.

 

Manualidad: colchón de agua casero!

 

Recordad que tenéis que llenarlo de agua allí donde lo vayáis a utilizar, porque aunque dependerá del tamaño que hayáis hecho, una vez lleno pesará muchísimo y será muy difícil de mover. Nuestro único fallo fue colocarlo en un sitio que no está a la sombra durante la mañana, y recién puesto fue una gozada jugar sobre él, con el agua fresquita y cómo se transmitía el fresco a toda la superficie... pero a la tarde siguiente al ir a jugar de nuevo nos encontramos que el agua había tomado muchísima temperatura y ya no era tan agradable estar sobre él.

Como véis los peques se lo pasaron pipa, se tumbaron encima, jugaron con el movimiento del agua, saltaron,… y ha aguantado sin ninguna fuga de agua. Una experiencia refrescante (si el agua está fría) y muy divertida sensorialmente, ¡caminar sobre el agua!

 

Idea refrescante: Colchón de agua casero!

 

Otra manualidad casera para refrescarnos durante estas olas de calor que no cesan fue hacer un ROCIADOR CASERO.

 

Juegos de agua: Rociador casero!

 

Simplemente aprovechamos una botella de refresco vacía a la que hicimos unos agujeros pequeños con un taladro. Después sólo hay que colocarla en la superficie donde queráis jugar, se introduce el extremo de la manguera hasta la mitad y se cierra con cinta americana para que no salga. ¡Más fácil imposible!

 

Rociador DYI

 

Abrimos el grifo y tenemos asegurado un pequeño rato de diversión y de lo más refrescante. Si colocáis el rociador en una zona con césped o cercana a plantas o macetas ya podréis aprovechar para regarlas y así no desperdiciar todo el agua. Otra opción fue meterla dentro de la piscinita de los peques (pero tiene que ser grande) para poder recoger una gran parte del agua y después poder reutilizarla para seguir jugando con ella o regar nuestras macetas.

 

Lo más importante es que los peques lo van a disfrutar seguro... ¡Aprovechad lo que queda del verano!

 

Hasta la próxima, y... Si te gusta, no dejes de comentar y compartir :D

 

Toñy Genovard, mamá de dos peques inquietos y bloguera a la que le apasionan las manualidades, la costura, el movimiento diy… todo lo que se pueda hacer con las propias manos. Espero que mis propios trabajos te puedan servir de inspiración y de ayuda.  

 

0
0
0
s2smodern
Añadir comentarios

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Noticias destacadas

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Artículo 22.2 de la Ley 34/2002. Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Cuando sea técnicamente posible y eficaz, el consentimiento del destinatario para aceptar el tratamiento de los datos podrá facilitarse mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones, siempre que aquél deba proceder a su configuración durante su instalación o actualización mediante una acción expresa a tal efecto.

Lo anterior no impedirá el posible almacenamiento o acceso de índole técnica al solo fin de efectuar la transmisión de una comunicación por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario.